Cambio de la Rosa de la Paz

En Guatemala, durante el evento del Cambio de la Rosa de la Paz, varias personas tomaron la palabra.

La presidenta del Movimiento ATD Cuarto Mundo hizo una llamada a unirse: unirnos, organizarnos y actuar por la niñez, para que ningún niño o niña muera calcinado, de hambre, migrando de forma irregular, y que ninguno sea víctima de violencia sexual o cualquier otro tipo de violencia. Y como siempre digo, este camino ya se empezó a construir por personas que todos los días luchan y aportan por comunidades en las que se pueda vivir en paz. Hoy también honramos el esfuerzo de doña Maritza, o como yo siempre la nombro, mi maestra; que me enseñó sobre la solidaridad, el servicio y a nunca, nunca dejar a nadie atrás. Ojalá un día podamos todos y todas aprender de doña Maritza y de los niños y niñas, de su comprensión, de sus conocimientos y de sus acciones para erradicar la pobreza.

También hubo un mensaje de las familias del Movimiento : Eliminamos la pobreza apoyando en mi comunidad. La pobreza llama a la desesperación, entonces nos damos aliento para seguir adelante, tenemos que estar unidos, darnos fuerza juntos, porque solo no podemos.

Y Maritza Orozco, quien realizo el cambio de la Rosa de la Paz expresaba con fuerza la manera en que las personas como ella construyen la paz dia a dia, resistiendo a la pobreza extrema y apoyando a otros a su alrededor.

La Paz no la tenía cuando era madre joven, cada noche pensaba ¿cómo voy a pagar el transporte mañana? ¿qué voy a dar a mis hijos para refaccionar?... Un hogar tiene paz porque los niños están estudiando, están trabajando los mayores. Pero no hay paz cuando hay violencia: con el temor constante que en cualquier momento nos digan que ha pasado algo malo a nuestros seres queridos.

Es importante ir en búsqueda de las personas que lo necesitan, acompañarlas para enseñarles el camino, para salir adelante, y quebrar el encierro de esa pobreza que las familias viven. Es decir que las personas desarrollen su libertad y sus derechos se vean reconocidos.

La pobreza no es ser pobre en dinero, es no tener el saber, no tener la confianza de pensar que tenemos la solución, Lo sé porque a mi pasó, no tenía el valor de descubrirme que yo podía hacer cosas útiles.

Acompañar a otros me permite vivir espacios de paz, donde juntos avanzamos sin dejar a nadie atrás.

No se puede querer tener un mundo más justo y de paz si no se escucha a los niños y niñas, si no se trabaja desde las comunidades, esos lugares donde habitamos los más pobres, familias que queremos a nuestros hijos pero que la sociedad les excluye. ¡La paz la lograremos vivir cuando todos estemos bien!

Pueden encontrar los discursos completos aquí.